martes, 16 de febrero de 2016

For Cris


Toda la soledad en la que vives
no se puede traducir en
ningún poema, acaso se
puede nombrar.

Por ejemplo la oración inglesa:
“She goes away”, donde she
eres tú y away es un afuera
construido por la cantidad
de pasado que aplana los
caminos de terracería por
donde andas ahora.

Nunca me gustó tomarnos
fotos porque me parecía
una costumbre idiota,
llena de Millennials y
música insoportable.

Aunque el imbécil fui yo,
que no se dio cuenta que
los Millennials dominaban
el mundo cuando nos

tocó decidir.

viernes, 5 de febrero de 2016

Día de la Candelaria

Nos vimos justo el día
de la Candelaria.
Cuando se pagan
los tamales.

Los encuentros humanos
carecen del esteticismo
de las ficciones y el arte.

Me la pasé escuchando
canciones de Chalino Sánchez,
como “Nieves de Enero” o
“Me persigue tu sombra”.

Intento evadir la poesía porque sobra.

La ausencia se vuelve
repugnante cuando
descubrimos que
apesta a pop, por esa
razón no le di mucha importancia
al hecho de no vernos.

Traicionarnos es una buena
medida de tiempo.
Se recae con ganas de
olvidar el peso de una herida,
como si no fuera suficiente
perder los dientes, tener
cáncer o sufrir una fractura.

Febrero es el inicio del
ciclo de cultivo, eso también

lo descubrí por la Candelaria.

martes, 29 de diciembre de 2015

Oda al fin de año de los poetas

Tenemos la costumbre fatídica
de recordar los finales mucho
más que la mitad de las historias.

Tal vez por eso nadie recuerda
cómo era su vida apenas en junio.

Recuerdo que este año también
escribí poemas infumables,
inútiles incluso para los estudiantes
abandonados en el vacío de sus escuelas.

Mi memoria gira para hacer un
recuento inútil de poemas del año 2015:
escribí al rencor de no poder
desatarme de los poemas de 2014,
ocupé mis ánimos para intentar
reconstruirme y me esforcé en
la construcción de un magno poema
que sorprendiera a las multitudes,
un poema sin libro y sin poema,
un poema sin escritor ni lectores,
un exopoema, un metapoema, que
sólo podrían leer los interesados
en la reconstrucción de la lírica oaxaqueña,
esos que dicen que hay que estar
unidos y no crear mafias, aunque el crimen
ya lo llevamos por dentro.

Cuando les pregunten qué hacen los poetas,
los poetas intergalácticos chapulineros,
ustedes podrán decir que se alejan a miles
de kilómetros por hora de sus familias
y de los sueños cotidianos de ser mejores.

Los poetas destruimos los relojes cuando se
acerca el fin de año, recordamos, bajo el
mazo impertérrito de cronos que lo
nuestro es escapar con las manos vacías
de mujer y de buenos deseos.
Este 2015 que agoniza también intenté
escribir un poema triste con el que
todos pudiéramos bailar, el motivo fue
mi primer intento por ligarme a una
señora de 40 años que me miró de
forma perversa en la fila de las tortillas,
su desaliño y su mandil me provocaron
hasta las lágrimas, cómo convencer
a una guerrera de las trincheras del hogar,
ese poema iniciaba con este verso:
“una flor artificial, así es usted, fiestas
Restaurantes, un concierto a las 10,
y al final de esta función, quién sería yo,
un joven y oscuro seductor”.
El rechazo fue inminente, desgarrador,
la mujer cuarentona se quejó de mi
falta de originalidad.

Ahuyentado mí deseo por las cuarentonas,
retomé el camino de los poetas jóvenes,
intenté escribir con metáforas sublimes
y hablé de los muertos, retomé versos
altísimos, ¡Oh Soledad en llamas, páramo de espejos!
Vt melius, quidquid erit, pati! (¡Cuánto mejor es soportar lo que haya de ser!)
Dum loquimur, fugerit inuida aetas: carpe diem, quam minimum credula postero.
(Mientras hablamos, habrá huido celosa la edad:
aprovecha el día, confía lo menos posible en el mañana).
Pero fue imposible, los poetas jóvenes tienen menos
de 25 años y adoran todo aquello que desconozco.

Cercano a mayo conseguí una novia y tuve
la sana iluminación de dejar de escribir,
me dediqué a engordar y a fecundar
a mi amada pareja de los Valles Centrales.
Al abordar los camiones y el transporte
público miraba a todos con el desdén
de saberlos pocas vergas, mi mujer
me afectaba al grado de sentirme dichoso,
entonces vino la hecatombe y tuve la
infelísima idea de engañarla y la poesía
volvió, como aquellas minas que uno
cree que por ocultas nunca estallarán.
Pasaron poco a poco los meses y yo
sólo escribía con mi pobre pito
entre las manos, regañándolo y
sintiéndome culpable. Los pecados
de mi polla también son mis pecados,
me repetía al dormir todas las noches.

Llegó octubre y los temas se habían
agotado, me pareció preciso no volver
a leer más en público, me pareció
adecuado dedicarme sólo a escribir
poemas serios que sólo pudieran
ser descubiertos en bibliotecas
y en tiendas de Educal y de Porrúa,
libros chingones que sólo entendieran
las gentes educadas de escuelas privadas,
poemas que hablaran de lo bello que
es vivir encerrado en un libro sin
que nadie se entere de tu pobre almita.
Poemas de concurso chueco que sirven
para desviar un dinerito pal compadre,
porque él sí lo necesita, porque él sí quiere
ser alguien.
Pero fue un error, una marca en mi frente
acusaba mis bajas intenciones, mis libros
no se vendieron ni ganaron concursos,
cercano a noviembre valió verga la vida
y me dediqué a trabajar y a ver youtube,
dormía con mi laptop encendida a mi lado,
veía videos de todo tipo, pero la poesía
no me dejaba, en las noches soñaba que
despertaba en la playa, rodeado de
versos con cuerpos de mujeres y vestidas
como hawaianas, youtube me estaba
haciendo daño y el trabajo me estaba matando.
Llegó diciembre y yo no dejaba de observar
el internet, aunque ahora todo a mi alrededor
olía a grasa y reventaba de buenos deseos,
me sumergí en la fatalidad de las personas
que carecemos de originalidad y comencé
a escribir un último verso: el poema
escrito no es el verdadero poema, el poema
escrito no es el verdadero poema, como el
taco pronunciado no es el verdadero taco,
como la palabra pronunciable no es

el poema inmutable.

viernes, 4 de diciembre de 2015

Tan añejo como el copro

Estoy seguro que eres
mejor que una promo
y luces mejor en tus fotos.

El único momento en que
puedo dejar de pensar
es cuando me tocas,
es muy simple.

Un poema siempre habla
de poesía aunque en
la intimidad aquello
sea elusivo y hable de cosas "vagas".

Podemos acusarnos de no hacer
poesía social, de no estar a la
altura de nuestras circunstancias
y hablar sólo de nuestro pequeño
mundito pestilente e interior.

Este poema nació de la frente
de un cantante de pop,
este poema es la sangre de
una canción que palidece
cuando la comparamos con
la fundamental necesidad de
comer y tener refugio.

Este ínfimo poema sentimental
no es precioso ni habla del lenguaje
como materia, este poema
es un canto mudo sobre la muerte
de las élites y las castas,
las estúpidas castas que creen
tener la verdad guardada en
su linaje o en su desprecio.

Estoy seguro que eres mejor
que una promo de caguamas
a dos por 40 pesos.
Seguro de que no tienes tema
más grande que tú misma,
levanto la mano y señalo a los
adoradores de lo correcto,
los invito a meterse a rehabilitación
y comprobar que su mundito de
reglas es una droga tan añeja
como el olor a copro.

Nuestra vida, nuestra alegre presencia,
sólo se pudre por nuestra propia toxina.

viernes, 7 de agosto de 2015

Todavía recuerdo cuando fuimos a ver Después de Lucía


Eran los primeros años del Siglo XXI,
todos hablaban de futuro y tecnología
mientras se revolcaban en el primitivo
infierno interior de nuestra especie.
Tú y yo comenzamos, como casi todos los
mamíferos, a olernos hasta quedarnos
complacidos.

Entonces llegó el cine a nuestras vidas
y con él Goddard y mi sueño infinito,
mi derrota frente a la tolerancia.
Las estructuras de mi impaciencia
no pueden ser sagaces.

Fuimos a ver Después de Lucía
al norte de la ciudad, cobijados
por miles de libros que morían
ahogados bajo la cortina de
nuestra dudas, bajo el cementerio
de nuestras bocas fúnebres .

Pero era mi amor el que navegaba
ese miedo, pero era yo y la soledad
famélica de vivir a ciegas, cubierto
de humo.

Pero vimos Después de Lucía
y también nos sentimos maltratados,
también sentimos el olvido, la dimensión
de girar hasta perdernos.

No puedo escribir sin detenerme a
pensar en ti dentro de mi recuerdo,
en el dibujo solemne de la líneas
imaginarias, en el sonido encerrado
entre mi garganta y mis lagrimales.

Presentir, volver a vivir, como si en
el encierro viniera la vida y con ello
tu abrazo nocturno, tus piernas bajo
el tercer amor de este tercer mundo
arrinconado, de este muro de lágrimas
y tabla roca que no pueden más que
derrumbarse en un intento ilegible,
acordonado, siempre acordonado.

Aun así entramos gratis  a ver Después de Lucía,
y todavía creía en lo que decía mi cuerpo,
todavía me importaba lo que tus dedos largos
tenían de fascinante en el espacio.

Nos vino la noche, claro, como a todos los
abandonados, como a todos lo distorsionados
que no conseguimos estar quietos; la distancia
de mi amor también es destructible, como
todo los muros en todas las épocas,
esa palabra, esa suma que no podía hacer
porque te mareabas, porque te llenabas

de un agua dura, de un metal pesado y lleno.

jueves, 19 de febrero de 2015

Lucha de clases

Han pasado muchas cosas desde octubre:
desaparecieron un país,
hijos sin padre atestan
las calles del Centro Histórico
y los individuos de más de 30 años
sólo escriben poemas.

Con frecuencia se me ocurren poemas
donde la humanidad no se salva de sí
y el Imperio cae en manos del tercer mundo.

Para los clasistas que inundad con su ardor
los jardines y parques, sólo puedo
decirles que chinguen a su madre...

lunes, 6 de octubre de 2014

Ser poeta y nacer muerto

Caminé por una ciudad que ya no reconoce sus ruinas,
ya no me acompañaban los pasos de tu gato neurótico.
Caminé hasta encontrar música y gente joven
viviendo muy cerca de Bellas Artes.
Escuché la crítica feroz de los teóricos cocainómanos,
puse atención a sus lamentos y a sus mandíbulas
mientras luchaban a gritos y puños de cal.

Llegué a una ciudad a recoger mi cadáver,
volví para ver las manos de mi cuerpo
desflorar recuerdos que todavía dormían.

Ser poeta y nacer muerto con la almita
deforme de las mayorías.
Escuchar Pink Floyd, salvar al mundo
ser un pendejo.

Mis poemas nunca serán relevantes
porque no me parezco a Gelman
ni a Temperley, no soy argentino
ni se me hinchan las bolas de mierda
como a Fogwill. No pinto paredes
ni me llamo neorrabioso.

Soy lento,
antes de nacer muerto
pido enterrar mi cadáver